Skip to content

Erik Macbean, por Krknose

Ya lo conocerán por textos tan variopintos como Papá cuéntame otra vez…, Nuestros abuelos, Sombras en la ciudad de los canales o, sobre todo, Comedia griega, la entrada más exitosa de este blog. Y si han leído todos estos escritos, podrán hacerse una idea de qué tipo de persona se esconde tras el seudónimo de ‘Erik Macbean’, pues ellos son un fiel reflejo de su alma. Por si acaso, se lo cuento a continuación.

‘Erik Macbean’ es esa persona capaz de integrar con inteligencia y dignidad, en un espacio limitado como es su cuerpo, los más grandes contrastes a los que una persona se pueda entregar sin volverse loca. Es por eso que en sus textos afloran contradicciones, no argumentales, sino estructurales; encontrándonos así con un momento de reflexión profunda, una palabrota, un momento mágico y exquisito, un insulto, una referencia histórica… Todo nacido de una insólita cordura que puede desconcertar al espectador, pero que tiene una base sólida y arraigada.

Debo añadir que quizá ‘Erik Macbean’ sea lo más parecido a un caballero medieval que puedan encontrarse hoy en día paseando despreocupadamente por la calle. No es que esté anticuado o sea un excéntrico de la vestimenta, es más bien su sentido práctico del honor, la responsabilidad y el compromiso lo que le convierten en alguien digno del mejor acero. Y estoy convencido de que él lo blandiría con orgullo. Porque, ahora que lo pienso, es ahí donde realmente me encaja este hombre. En otro tiempo, con su armadura reluciente a lomos de un corcel imponente, conquistando territorios inexplorados, defendiendo la honra de alguna damisela en apuros o restableciendo el buen nombre de todos nuestros antepasados; porque él es un romántico de la vieja escuela, de la vieja de verdad, no de la de aquellos que se suicidaban cuando alguna joven les negaba un besito. Estos engendros modernos como la burocracia, el parloteo o la corrección política quedan muy lejos del perfil afilado de su hoja justiciera. ‘Erik Macbean’ es un hombre de acción y no espera la bofetada, va a recogerla para de paso ofrecerte seis. Será interesante descubrir cómo una persona que tal vez nació para decapitar bárbaros o rescatar princesas heridas de fortalezas inexpugnables desarrolla su existencia entre tanta idiotez y medias tintas.

Les habló con gusto ‘Krknose’, muy posiblemente el primer idiota amante de las medias tintas al que su espada doblegaría sin demora ni esfuerzo. Pero no le guardo rencor, confío en el buen juicio de ‘Erik Macbean’ y acato su sentencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: