Skip to content

CSE: Año III

Seguramente ya habrán notado que este blog lo sacan (sacaban) adelante un neoliberal convencido y un hippie errante. Eso no tiene ninguna relevancia hoy.

El pasado 1 de junio este espacio cumplió tres años y WordPress tuvo a bien recordárnoslo. Imaginé que este recordatorio nos lo hacía llegar una figura parecida a un libro abierto con unos brazos finos a cada lado extendidos y semiflexionados, en plan interrogativo, en plan qué pasa aquí. Y es que a nadie se le escapa que hemos bajado mucho el ritmo de publicaciones, aunque la calidad de éstas siga siendo semejante. Quizá nos hayamos cansado. Quizá estemos vacíos. Quizá nuestros hábitos hayan variado. Quizá no haya un Año IV.

Por ahora me gustaría decirles que mientras empezaba a escribir esta especie de esquela han puesto un anuncio en la televisión protagonizado por Amaia Salamanca, ese bombón de sonrisa deslumbrante. Era un anuncio de tampones. En él, Amaia coge un aplicador de los mencionados útiles femeninos y lo introduce en una mano masculina que aparece con el puño cerrado pero dejando una oquedad entre los dedos pulgar e índice con el fin de facilitarle la tarea. Mientras lo introduce, la buena de Amaia nos explica por qué es tan revolucionario y estupendo ese nuevo aplicador de supositorios absorbentes. El anuncio concluye con ella dándose un chapuzón y diciéndonos que son infalibles, o algo así. Bueno, había una sombra de morbo retorcido en todo el asunto, eso es lo que quería expresar. El momento en que introduce el aplicador en la mano masculina no tiene mucho sentido a priori, no sé por qué la mano tiene que ser masculina y adoptar esa postura que a todos nos hace pasar tan buenos ratos; deberían haber recurrido al típico esquema dibujado y aséptico. No sé por qué Amaia tiene que decirnos que llega hasta el fondo y que lo hace bien suave, como una caricia. Creo que es pornografía sugerida. Y también creo que la cosa no acaba en esa sexualidad subyacente, sino que además hay cierta reivindicación de corte feminista en el trasfondo de todo el episodio; puede que por eso se transfiera una actividad tan inherentemente masculina como la penetración al personaje de Amaia. Esa mano varonil y fuerte siendo penetrada con suavidad por un objeto tan femenino es, para mí, una simbología tan poco elaborada como contundente y premeditada. Ahí no se ha dado puntada sin hilo, créanme.

Nos sentamos a ver estos anuncios tan bien tratados, tan luminosos, y parece que nos dejamos llevar por su aparente inocencia y desenfado. Fingimos que no tienen más relevancia de la que parecen tener, o que no nos remiten directamente a sus entrañas y a sus flujos menstruales. Personalmente no puedo evitar la ensoñación de ciertas escenas íntimas y en ocasiones algo farragosas cada vez que sale Amaia con su aplicador y su sonrisa. Sé que no se lo introduce en la mano, no sé si me explico. Esta sociedad va a volverme loco.

Peor es lo de Carmen Machi y su regulación digestiva. Natalia Verbeke, José Coronado… A todos ellos he tenido que imaginarlos cagando. Y digo cagar porque si usara alguna forma más suave y cercana al eufemismo no expresaría tan fielmente mi desconsuelo. Cagando. Y ahora ustedes también lo han imaginado, estoy seguro.

En fin. Un año más os deseamos felicidad y buenas lecturas, aunque éstas no se produzcan necesariamente en ningún lugar cerca de aquí.

Reciban un cordial saludo en nuestro nombre,

Erik Macbean y Krknose

Anuncios

One Comment

Dejar un comentario
  1. Natalia Bravo García / Nov 11 2013 12:46

    Os amo, jodíos. Lo que me he reído…dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: