Skip to content
12 octubre, 2012 / Erik Macbean

Para qué

A veces, demasiadas, desearía haber nacido ya olvidado para no tener que afrontar el olvido de nadie. Esa es la verdadera tragedia; el trance en vida de observar cómo los demás se alejan para no volver jamás. Una vez baleado en cualquier calle de Aleppo te da igual la atención que puedes despertar. Y sin embargo, es entonces cuando hasta los desconocidos se fijan en ti. Muchas veces por primera vez. Para qué.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: