Skip to content
27 febrero, 2012 / Jorge Gato

La soledad del asteroide

Milenios que han acariciado su corteza sin dejar apenas huella lo contemplan avanzar ahora con el silencio acostumbrado. En dos quebrado el horizonte de un vacío que nunca se interpondrá en el infinito sendero por el que avanza imperturbable el asteroide, quizá educado en la certeza de encontrar un azul intenso que al fin lo detenga.

Fuego y polvo eternos reserva el asteroide para su destino último. Ni siquiera el calculado baño en el azul inédito de la esfera hará extinguir la violencia acumulada en su milenario viaje. Sabe de la inferioridad de sus dimensiones, pero la fuerza que lo empuja será suficiente para cosechar el horror de quienes allí habitan. Deshará todo lo allí hecho. Arrasará cuanto allí encuentre.

Desde la superficie víctima su visión es angustiosa, donde un naranja esférico aparece entre las nubes y aumenta de tamaño a cada hora. Así se anuncia el Infierno. Un pitido intenso y continuo acompaña desde hace días la presencia de los dos soles que se cruzan al otro lado de la bóveda terrestre.

Atraviesa la atmósfera con el previsible roce que lo desgasta, un último intento por detener su crimen contra la Humanidad; resulta en cambio una caricia deseada, un contacto estimado. Todavía queda el apoteosis, la culminación en la que todos esos pobres diablos lo admiran con terror a medida que la sentencia de muerte se convierte en certeza. Por fin su ansiado protagonismo.

Pero cuando baja lo suficiente se da cuenta de que allí ya no queda nada, es un lugar extinto donde por no haber, no hay ni muerte. Colisiona entonces el asteroide con todo el estruendo que había previsto. No hay nadie para escucharlo. Estalla en silencio, tan solo como siempre.

Anuncios

6 comentarios

Dejar un comentario
  1. Eva / Feb 27 2012 0:27

    “…Estalla en silencio, y se piensa solo. Pero desde el planeta contiuo observan un amanecer completamente distinto. !Ualaaaa!, susurran los agraciados (y madrugadores habitantes,claro) que lo contemplan. El pequeño asteroide no habrá hecho ruido en su despedida, pero le alegró el despertar a algunos. 😉 ”

    pd.: y si es tan bonita la colisión como en Melancholia del Sr. von Trier, habrá valido la pena

    • krknose / Feb 27 2012 0:39

      No podría negar la influencia de Melancholia en este texto. Gracias por seguir contribuyendo al optimismo.

  2. Luis Miguel Sotillo Castro / Feb 27 2012 13:04

    La palabra asteroide me hace pensar en ciencia, en El martillo de Dios, de Clarke o en pelis malas. Lo que acabo de leer me lleva por otro camino y eso me gusta, a la vez que me entristece. Enhorabuena.

    • krknose / Feb 29 2012 15:06

      Gracias, Luis Miguel. Me alegra haberle acercado una nueva dimensión del asteroide.

  3. TONETI / Mar 1 2012 19:28

    Tan poético como apocalíptico, como somos nosotros, ¿no?

    • krknose / Mar 2 2012 19:13

      Creo que nos cuesta bastante menos trabajo tender al apocalipsis que a la poesía. No obstante desde esta plataforma animamos y elogiamos persistentemente a aquellos que intenten hacer ese esfuerzo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: