Skip to content
27 diciembre, 2011 / Jorge Gato

Los desposeídos

Un gesto casi mecánico te coloca la llave en la mano y la llave en la mano va a la cerradura y la cerradura desbloquea la puerta y la puerta te deja a solas una vez más cerrándose a tu espalda. Un día más, piensas, pero hoy ya no es un día más. Hoy quiero escuchar música, piensas, pero hoy ya no es día para escuchar música. Hoy quiero rememorar viejas batallas junto a mis álbumes de fotos, piensas, pero hoy ya no es día para recordar nada. Hoy bastará con sentarme en el sofá y dejar que se consuma el tiempo, suspiras, pero hoy el tiempo pasará de otra manera.

Ahora miras a tus discos y vinilos y parecen arder sin llama, solo hay humo y donde hay humo pronto hay nada. Ahora miras a tus álbumes de fotos y libros pero solo hay niebla y donde hay niebla pronto hay nada. Ahora corres a coger la billetera pero donde hubo billetera ya no hay nada. De nuevo corres y buscas a tu pareja pero si hubo pareja ahora hay ausencia. Asustado caes al suelo y atónito contemplas que las paredes de la que fue tu casa ya no son más que aire.

Y es que tus discos y libros ahora se alojan en un servidor canadiense; tus álbumes de fotos están y no están según tu ordenador quiera funcionar, o tu memoria externa decida no dejar de funcionar, o tus perfiles en las redes sociales opten por no eliminarse; tu dinero lo tiene el banco y en su lugar tú tienes un trozo de plástico; tu casa ya no es tu casa porque también la tiene el banco y además el banco te dice que le pagues por esa casa aunque sigue sin ser tu casa porque es del banco, lo que hace que el dinero que ganas tampoco sea tuyo sino que sea del banco y para pagar la casa que, maldita sea, sigue siendo del banco. Tu pareja se ha ido o está debajo de un camión o qué más da, si eres un desposeído. Te has evaporado por piezas y ahora solo posees la ilusión de lo que creías poseer, porque quizá ni tú mismo seas ya tuyo y alguien te domine y fuerce a levantarte a las siete de la mañana y arrojarte sin demora a la calle cuando si por ti fuera te levantarías a las once y pico y le darían por el culo a todo ese dinero que no será tuyo, será del banco.

Toca la nada, siéntela. Si aún tienes algo, cuidado, está pendiente de revisión y quizá pronto ya no sea tuyo, sino que se lo debas a alguien.

La extraña historia del Inhumanismo. Seguiremos informando.

Anuncios

4 comentarios

Dejar un comentario
  1. Concha Huerta / Dic 27 2011 15:54

    Cuanta razón tienes, la vida actual nos va despojando de cuanto alcanza pero aun nos queda algo, la ilusión por seguir adelante. Un abrazo navideño.

    • krknose / Dic 27 2011 22:04

      Un saludo, Concha. Felices fiestas y que la ilusión no nos abandone.

  2. toneti / Dic 27 2011 20:44

    Tú tienes el talento y de eso nada ni nadie te puede desposeer.

    • krknose / Dic 27 2011 22:05

      Gracias por el piropo. El tiempo nos lo dirá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: