Skip to content
23 diciembre, 2011 / Erik Macbean

Supermario

Hay bastante cachondeo en los mercados financieros con Supermario. Es decir, con el nuevo presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. El apodo de Supermario viene porque muchos esperaban que el tipo, al ser un alegre italiano y no un aburrido y estricto alemán, comenzase a involucrar a la institución monetaria europea en la crisis de deuda sin complejo alguno a los pocos días de aterrizar en el cargo.

Y así parece haber sido. Supermario ha decidido resolver esta semana los problemas de liquidez de la banca europea -y de buena parte de la no europea probablemente también- prestando cerca de medio billón de euros (489.000 millones de euros, que es algo menos de la mitad del PIB español) a devolver en tres años con un 1% de interés. En palabras más sencillas: que las entidades bancarias han podido hacerse con toda la pasta que han querido para resolver asuntillos internos y esas cosas. Para poner en orden historias varias y recuperar su estatus solvente, por así decirlo.

No obstante, algunos expertos consultados por los reporteros de esta humilde bitácora creen que la codicia se va a imponer al sentido común. El sentido común invita a que ese dinero sirva para, precisamente, liquidar activos tóxicos y reabrir líneas de crédito. Es decir, para que esos bancos se deshagan de la mierda que tienen en cartera lo antes posible y, además, comiencen de nuevo a prestar a empresas y ciudadanos. En definitiva, para que devuelvan a los consumidores el poder de consumir y la confianza a los inversores internacionales que se fijan en Europa.

Pero la tentación es grande para no hacer nada esto y sí hacer otra cosa. Póngase en su lugar: a usted el BCE le presta 100 euros con la condición de que dentro de tres años usted devuelva 101 euros. Pero resulta que si usted, ahora mismo, deposita esos 100 euros en, por ejemplo, bonos italianos a dos años (que cotizan a una rentabilidad del 5,14%), logrará que a finales del año 2013 le devuelvan por esos 100 euros algo más de 105 euros. Y cuando un año después de que el Tesoro de Italia le haya pagado esos 105 euros y pico usted tenga que devolverle la pasta a la institución que preside Supermario, le devolverá 101 euros y se quedará con los 4 euros restantes de beneficio. ¿Una cifra ridícula? En lugar de 100 euros podemos hablar de 20.000 millones de euros. O de 50.000 millones de euros. O de 489.000 millones de euros. A ver qué cuenta sale.

Esto me recuerda a lo que sucede en Estados Unidos. Hace unas semanas, el rotativo The New York Times sacó un artículo explicando cómo muchas compañías estadounidenses estaban dedicando buena parte de sus ingresos no a generar empleo ni a fomentar la investigación y el desarrollo de sus productos, sino a comprar sus propias acciones en Bolsa. ¿Por qué? Porque al comprar acciones de un valor, ese valor sube y se revaloriza, además de impulsar a otros inversores a unirse a la ola alcista. Así que es un buen modo de que una empresa sujete su propia cotización en los mercados financieros, o la mejore. ¿El problema? Que los periodistas del prestigioso medio neoyorquino relataban cómo, al mismo tiempo, estas mismas empresas estaban despidiendo a gente, a bastante gente, para reducir costes.

Es un problema global realmente serio. Y es un problema de conceptos. No entiendo cómo tanta gente tan bien preparada en tal o cual universidad de prestigio internacional se encuentra ciega ante el hecho de que los beneficios a corto plazo, logrados a raíz de practicar estas técnicas, no aportarán nada al largo plazo. No entiendo cómo esta gente no parece reparar en que somos una sociedad de consumidores que consumen los productos que se producen. Y que a menor número de consumidores, menos consumo. Cuanto menos consumo exista, más se verá afectada la producción. Así que el sistema está en jaque. La ecuación es aterradora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: