Skip to content
11 agosto, 2011 / Erik Macbean

Lecciones del 15-M: seguimos siendo imbéciles

Desconozco si el Movimiento 15-M logrará alcanzar los objetivos que se ha marcado, y que no son precisamente poco ambiciosos. Pero los acampados y sus simpatizantes -entre los que me incluyo a ratos- pueden sentirse orgullosos de haber conseguido poner en evidencia, una vez más, que España es un país de subnormales (y subnormalas, que diría cierto académico de la Lengua no sin cierto sarcasmo).

Mi contundente afirmación se basa en que, de nuevo, parece que o eres de aquí o eres de allí. Para cierto sector de la población española los que protestan son vagos, yonquis, escurridizos antisistema, ‘perroflautas’ entrenados por la ETA y, en definitiva, rojos peligrosos. A raíz de repetir hasta la saciedad esta serie de adjetivos, el señor Ariza y sus cohortes urbanas de idiotas al final han logrado que entre los tipos que alzan su voz en la calle habiten las especies mencionadas (lo de la influencia etarra todavía lo pongo en duda), e incluso que éstas adquieran un protagonismo notable en la cuestión.

En el fondo es una evolución lógica en este país de mierda que, o simplifica las cosas o agota las reservas de aspirinas en las farmacias de todo el territorio nacional. Quiero decir que si Intereconomía dice que los de Sol son unos ‘rojazos’ del tres, el ‘rojazo’ del tres que miraba con recelo a los acampados en sus inicios ahora cree que la palabra de Ariza justifica su presencia en el asunto. Si es que, bien mirado, se sirven los unos de los otros para seguir haciendo el canelo. No me fastidien.

Así que en esas estamos. Los rojos por fin creyendo que van a cambiar de sistema y los azules viendo hordas proletarias arrancándoles los ojos a la vuelta de la esquina (a los políticos profesionales no les meto en este saco, pues ya sabemos que su única ideología se llama Oportunismo). Así ha sido y así se lo hemos contado, señoras y señores; no busquen más allá, que no encontrarán nada. Allí donde termina el negro y el blanco sólo existen molestos matices sin importancia, y tal.

Pero todo esto no viene de ayer, no se crean. El asunto tiene su miga. Prueben a preguntar por la Guerra Civil. ¿Quién participó en ella? Los rojos contra los fascistas. Punto. Ya está. Para qué saber más, ¿no?

Que el bando nacional, o rebelde, estaba compuesto, además de por las ambiciones de Franco, por falangistas, carlistas y personas pertenecientes a otras corrientes ideológicas y que, incluso dentro de estos movimientos, hubo tela marinera no importa. Que los requetés y los del yugo y las flechas se daban de hostias cuando coincidían en retaguardia -porque tenían poco que ver más allá de su odio al comunismo- son nimiedades. Que el llamado Caudillo hizo un verdadero ejercicio de hipocresía y cinismo desmarcándose de sus supuestos aliados ideológicos, Hitler y Mussolini, y arrimándose a la Iglesia Católica -que redactó una encíclica contra el racismo hitleriano el 14 de marzo de 1937: Mit brennender Sorge– cuando más le convenía también da igual. Que Paco ‘Pantanos’ no hizo nada, cuando pudo hacerlo, para evitar el fusilamiento del líder falangista Jose Antonio Primo de Rivera, que escribió unas semanas antes de pasar por el paredón unos textos en los que abogaba por el final del conflicto y una política de reconciliación, tampoco hace falta recordarlo. Por no hablar de Pedro Segura, arzobispo de Sevilla entre 1937 y 1957. Los fachas eran fachas y eran muy malos, o muy buenos y dignos salvadores de esta nuestra Patria, y punto pelota coño.

Y lo mismo para los del otro lado. Los anarquistas y los comunistas se llevaban todos genial (pregúntenle a Enrique Líster lo que pensaba de los primeros o revisen el episodio que relata las llamadas Jornadas de Mayo catalanas, en 1937), las Brigadas Internacionales y ciertas unidades del Ejército Republicano congeniaban que daba gusto y en Barcelona no hubo ninguna purga de ningún tipo. O si la hubo, careció de importancia. Que se lo digan a cierto escritor británico, brigadista claro, que tuvo que salir por patas de Cataluña perseguido por cierto sector de sus propios camaradas del puño en alto. Nada, nada. Todos ellos guerreros de la libertad y defensores del progreso, o rojos malvados y promiscuos que quemaban a los curas y violaban a las monjas. Y punto pelota, ¡coño!

Por eso. Que seguimos siendo los mismos paletos de los últimos años (qué bien se recordará esta etapa tan chupi guay llena de cagadas solemnes y cagarros andantes). Que nos encanta lo simple: ser de esto o de lo otro, de los buenos o de los malos. Que analizar el asunto en profundidad te convierte en un molesto ambiguo que desvirtúa la realidad. Que los de enfrente son todos unos hijos de puta. Con lo fácil que es aparentar odiar un objetivo fácil y bien definido por un eslogan para que vengas tú aquí a vendernos el color gris. Hombre, por favor.

Anuncios

2 comentarios

Dejar un comentario
  1. Pandora / Ago 26 2011 22:56

    Que razón tienes, es mejor no profundizar, ya se sabe, nadar o mejor flotar y que se encargue la marea de arrastrarte ( ¿la mierda flota?)y como nos gustan las etiquetas: Soy de aquí y molo mucho, soy de lo otro y molo más…… pero pensar lo que es pensar… no, para eso ya están los elegidos o votados … o rebotados. Estoy indignada, enfadada y cabreada que viene a ser lo mismo pero con más pimienta, de escuchar ultimamente en cualquier corrillo, foro …. en fin estupideces del tipo que has detallado con tanto acierto. Ah! y me entusiasma el color gris.

    • erikmacbean / Ago 30 2011 0:08

      Hola Pandora,

      El gris es un color precioso. Pero muchas veces hay que entrecerrar los ojos para poder intuirlo, y posteriormente observarlo ya de forma más nítida. Mucha gente no quiere hacer ese esfuerzo, y por ello sólo ve blancos y negros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: