Skip to content
24 junio, 2011 / Erik Macbean

……

En algunas ocasiones, demasiadas quizá, la melancolía te alcanza por la espalda. A traición. Uno se encuentra tranquilamente navegando con la proa en dirección a la nada, o al todo, y a popa le quedan los recuerdos destinados al olvido. En la mente gobierna un único deseo: dejar atrás. De repente, surge el abordaje. Rápido. Inesperado. Letal. No hay tiempo para reaccionar. El bloqueo es absoluto y los intentos de evasión, inútiles. Esos ojos marrones y esa melena castaña te acompañarán a partir de entonces hacia el abismo al que hace tan sólo un minuto llamabas horizonte libertario.

Anuncios

2 comentarios

Dejar un comentario
  1. África / Abr 16 2013 21:24

    Qué bonito, Erik. Si todavía me queda mucho por descubrir en este lugar… Un beso. 🙂

    • Erik Macbean / Abr 19 2013 1:11

      Mi consejo es que no reme demasiado hacia el pasado de este blog, a riesgo de cruzarse con un capullo integral lleno de pretensiones. Besos, África 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: