Skip to content
7 junio, 2011 / Erik Macbean

Perspectiva

“Punto de vista desde el cual se considera o se analiza un asunto.” Esta es la quinta acepción que aparece en el Diccionario de la Real Academia Española (RAE) cuando uno busca la palabra ‘Perspectiva’. En la foto parece estar todo muy claro: los buenos detrás o en primer plano, de espaldas a la cámara, y los malos, invisibles, a lo lejos, enfrente. En cuanto a la muerte, por ahí deambula, paseándose entre unos y otros, enganchando al que pille por banda. Cayeron muchos.

En el momento de escribir estas líneas ya es 7 de junio. Hace 67 años, a estas horas, los aliados habían logrado tomar las playas de Normandía que eligieron para vomitar, literalmente, a 175.000 militares estadounidenses, británicos y canadienses en la madrugada del día 6, más conocido como el ‘Día D’. La operación tuvo lugar cuando los relojes -perfectamente sincronizados- dieron la ‘Hora H’. Pocos minutos después la instantánea de arriba fue tomada y parte de los chavales que aparecen en ella nunca lograron tocar la arena que se ve a lo lejos, entre la bruma.

Hoy en día muchas personas ven aquella jornada como el principio del fin de la Alemania nazi y de todos los horrores que se le atribuyen. Es probable que así fuese, pero sólo en términos teóricos. Porque esa jornada también significó el principio del fin de las pruebas que señalaban al régimen de Hitler como genocida y criminal (¿acaso hay algún Estado en el mundo que no lo sea o lo haya sido?, pero esa es otra interesante cuestión que no viene al caso).

Todo depende, por lo tanto, de la Perspectiva con la que se aproxime uno al asunto.

Para la gran mayoría de los franceses, el 6 de junio fue y es un día de celebración. Pero es peligroso generalizar ese sentimiento. Los holandeses, por ejemplo, tuvieron que esperar aún bastantes meses para verse libres de las tropas germanas. Y, según los testimonios de los supervivientes, no fueron precisamente unas semanas de confraternización. Por un lado, la resistencia ciudadana se acentuó perdiendo el miedo y ganando en coraje conforme avanzaban los aliados. Por el otro, la represión del invasor recorrió caminos hasta entonces desconocidos por las gentes de aquél país. Y tampoco vamos a ponernos a hablar de los archiconocidos campos de concentración y el día a día de los mismos durante los últimos meses de la guerra. Hay películas, documentales y libros serios que demuestran que las cosas se complicaron, todavía más, para sus inquilinos durante ese período.

Igual que no se obtendrá la misma respuesta si uno le pregunta a un veterano alemán del Frente Ruso por Stalingrado que si le pregunta a un Boris cualquiera que viviese la contienda desde la trinchera soviética.

La Perspectiva es importante, porque contribuye a la elaboración de un análisis prudente y necesario para entender el carácter global de episodios como el que vieron las gaviotas de Normandía ese 6 de junio de 1944. Un día en el que, por cierto, también muchos jóvenes alemanes se dejaron sus huesos demasiado lejos de casa.

Anuncios

2 comentarios

Dejar un comentario
  1. Concha Huerta / Jun 7 2011 23:20

    Que razón tienes en tu reflexión sobre el aniversario del día D. Lo cierto es que demasiados jovenes dejarron sus huesos en esas aarenas. Un saludo

  2. Manuel / Jun 16 2011 9:45

    Tienes toda la razón al decir que es muy importante ver todo con perspectiva y al intentar hacerlo por mi parte no puedo dejar de pensar en la importancia relativa de este hecho según lo veamos desde un lado o de otro.
    Cuando los aliados desembarcaron en Normandía Alemania ya tenía la guerra perdida, los rusos estaban avanzando a buen ritmo para comerse toda la Europa que pudieran. El día D no significó gran cosa para el devenir de la guerra, pero sí lo fue para la posguerra, ya que USA consiguió que una parte de Europa no cayera en manos del comunismo. El desembarco como tal es un símbolo más de la unión de historia ad hoc y publicidad tan usada por nuestros amigos americanos. El día D debería ser sobre todo importante para los Alemanes, ya que fue su salvación de la maquinaria picacarne soviética.

    Un placer y un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: