Skip to content
10 mayo, 2011 / Jorge Gato

Sola

Así la encontré, sola. Sola entre tanta gente, sola en la oscuridad. Sola y servicial, disponible para quien la necesitara. Sola y encerrada, tras el mostrador y los pocos pasos que nos distanciaban. Al fondo, una tenue luz verde que la convertía en silueta. Sola y borrosa, así la encontré.

Sola y ajena a aquella tempestad sónica, sola y mirada por decenas de espaldas. Todo cruces y una cara, la mía, tímida y prudente, mirando para saber sin que supieran. Todo cruces pero una cara, la mía, preguntándose aún cómo es posible que nadie la viera.

Sola su melena rubia ligeramente ondulada, solas su figura esbelta y su cara tallada. Bella, radiante, espléndida. Sola y sus palabras se ahogaban en un ruido abrasador, quedando sin abrigo sus gestos o muecas. Sola y ensimismada, imperturbable, aún atenta. En medio de un caos que no le pertenecía, sola y serena, ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: