Skip to content
8 octubre, 2010 / Jorge Gato

Atropellando niños

Extraída de El País bajo el título “Un líder de la ultraderecha israelí atropella a unos niños que lanzaban piedras contra su vehículo”.

El protagonista de este suceso es un tal David Be’eri, director de una organización de ultraderecha religiosa israelí llamada Elad. Según recoge la noticia -redactada, por lo que se intuye, a toda prisa-, el compasivo David “temió por su vida y la de su hijo cuando su vehículo comenzó a recibir las pedradas de los niños” por lo que decidió encarar el problema con la parte frontal de su coche y la segunda marcha metida, suficiente para alcanzar una buena velocidad en poco tiempo y que el vehículo no adoleciera de falta de fuerza.

Como bien se puede apreciar en la tira de imágenes, las características climatológicas del momento -a saber: noche cerrada, granizo intenso, niebla densa y persistente- impidieron al bueno de David percatarse de que sólo se trataba de media docena de chavales con un par de pedruscos en cada mano y con los torsos al descubierto, factor por el que se podrían haber descartado fácilmente riesgos mayores.

Aunque el lector pudiera mostrarse profundamente indignado con la secuencia y la actitud del temerario conductor, debería darse cuenta del excepcional gesto de misericordia -quizá en parte motivado por las bonanzas de una buena educación religiosa- del que hace gala David en la tercera fotografía de la serie. En ella apreciamos con claridad que, al sentirse ya fuera de peligro, el líder de ultraderecha no intenta pasar por encima del chaval al que acaba de voltear por el aire, simplemente da la pertinente intermitencia y abandona el lugar de la emboscada diligentemente, cambiando de dirección a la derecha. Casi podemos intuir la mirada paternal y curiosa del magnánimo líder al otro lado del cristal de la ventanilla, interesándose quizá por el estado de salud del niño atropellado. O considerando la posibilidad de pasarlo por encima en caso de que éste cometa la temeridad de moverse demasiado.

Abandonando el tono sarcástico, afortunadamente la noticia no informa de que alguno de los niños haya resultado muerto o gravemente herido, aunque uno de ellos sí haya tenido que ser trasladado al hospital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: