Skip to content
5 agosto, 2010 / Jorge Gato

Espacio para la basura

Contemplaba orgulloso mi recién organizado y remodelado escritorio virtual cuando uno de esos pensamientos que me atormentan cotidianamente me ha asaltado. Mientras me aplaudía internamente por la consecución de la hazaña de dejar únicamente cuatro iconos en el citado escritorio, he sentido cómo el ímpetu de una nueva reflexión recorría mi cabeza de un lado a otro, casi agitándome físicamente, presa de la alegría por tener algo nuevo que contarle al mundo.

Como decía, miraba sin ningún ánimo de apaciguar mi vanidad la obra maestra que es ahora mi escritorio, sin más pensamiento que la autocomplacencia y el regocijo inconfesable que le producen a uno las victorias intrascendentes que a nadie importan. Minutos después, cuando las mieles del éxito han perdido espesura y el viento desértico de Madrid ha desvanecido la bruma de ilusión incontenible que me aturdía, he podido ver en todo su esplendor la realidad profunda que esconde la nueva organización de mi escritorio.

Los cuatro iconos supervivientes son Mi Equipo, necesario para acceder a las unidades de disco y al sistema de archivos interno del ordenador, Jorge, mi bello nombre, útil para tener a mano todos los documentos personales, Mi Música, que aunque accesible a través del icono anterior en mi caso precisa de un acceso directo y exclusivo que no me haga perder ni un segundo, y finalmente Papelera, siendo en este último donde se halla la raíz del pensamiento que hoy aquí nos reúne.

Después de reubicar cuidadosamente los demás iconos que enmarañaban mi pantalla de inicio en lugares apropiados para su naturaleza, e incluso de esforzarme por incorporar algunos -los ejecutables de programas de uso diario como el explorador de Internet, el reproductor de música o el servicio de mensajería instantánea- a la transparente barra de herramientas inferior, me ha sorprendido descubrir a ese bote metálico que tengo por papelera en su mismo sitio, ajeno a las transformaciones que ocurrían a su alrededor, como sabiéndose por encima de la situación y dando por sentado que su lugar en mi escritorio era algo inmutable. Y estaba en lo cierto. Por profunda y estética que haya sido la remodelación, la papelera permanece imperturbable entre los iconos elegidos, ella es uno de los cuatro únicos protagonistas de esta obra cuyo telón es el logo de un desarrollador de sistemas operativos.

La manifiesta superioridad de la que ha hecho gala este frío e impersonal bote metálico mientras todos los demás se encomendaban al cielo para no perder su lugar privilegiado me lleva a pensar que, aunque virtual, su código genético transmitido de generación en generación por papeleras de todas las clases y épocas ha sido clave en esa insultante calma. Este código genético revela que por muy guapos, artistas, populares, agradables, despreciables, bajos, delgados, tontos, inútiles, etc. que seamos, hay un hecho inocultable que escapa a nuestro control: somos desperdicios andantes. Nuestra estela se compone de desechos de todos los tipos: virtuales o reales, grandes o pequeños, malolientes o perfumados. Y es por eso que siempre necesitamos algo que esté muy a mano para arrojar nuestra broza, para liberarnos del peso de nuestros residuos y así poder sentirnos menos sucios, menos mamíferos, y poder acceder tal vez a otros estados sublimados del alma. Estemos como estemos y donde estemos, siempre necesitaremos deshacernos de algo. Y puede que entonces tengamos la inmensa fortuna de contar con la presencia de una fiel papelera a nuestro lado.

Anuncios

One Comment

Dejar un comentario
  1. micromios / Ago 10 2010 21:02

    Je je muy ingenioso. Yo creo que para ser perfecta se tendrían que poder tirar algunos documentos fuera, como pasa con las papeleras que tienen papeles alrededor que las hace más civilizadas. Sólo desde la civilización se pueden tirar papeles al suelo.
    Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: